+34 639 41 93 17 mar@arte-de-cuidarte.com

Una alimentación saludable es una alimentación viva, y tiene incontables beneficios para la salud. De hecho, podemos recuperar la salud a través de una alimentación saludable.

Comer bien tiene muchas ventajas. Una de ellas es que cura y autocura. Se trata de una verdad conocida desde la noche de los tiempos. Ya en la Antigüedad, Hipócrates afirmaba:

“Que tu alimento sea tu medicina, y tu medicina, tu alimento”

 

Y en nuestros días, no es extraño oír que una alimentación óptima es la medicina del futuro.

A una alimentación saludable se llega con hábitos de vida saludable. También se llega con juventud y buena genética. Sin embargo, estos dos aspectos no aseguran que una persona joven y saludable que no se cuida, que trata mal a su cuerpo, con el tiempo muestre señales de fatiga, malestar, desequilibrio, desanimo, desenergetización, en el mejor de los casos. Digo en el mejor de los casos, porque cuando no nos paramos a atender el malestar, y seguimos forzando el cuerpo, el paso siguiente puede ser el diagnóstico de alguna enfermedad crónica.

 

“Hablar de la importancia de la alimentación es quedarse cortos”

 

Que la alimentación y la salud están íntimamente relacionadas no es nuevo, y parece bastante evidente. Sin embargo, también es evidente que en nuestra sociedad no es algo que esté integrado. Cuesta, y mucho, llevar una alimentación saludable de manera espontánea. Y la verdad es que no lo tenemos fácil con el bombardeo constante de aditivos alimentarios, edulcorantes artificiales, alimentos precocinados o agua clorada, por mencionar tan solo unos pocos aspectos de una ingente lista, y que convierten a un tipo de comida muy extendida en algo apenas vivo, desnutridor y desenergetizante.

La industria alimentaria NO ES una opción para una alimentación saludable porque disminuye o anula la energía viva de los alimentos. Algunas características de la industria alimentaria nefastas para la salud son:

  • Desnaturaliza los alimentos en el proceso de refinado y procesado.
  • Usa materia prima procedente de cultivos contaminados por pesticidas (insecticidas, fungicidas y herbicidas) y por abonos químicos.
  • Manipula genéticamente los alimentos: transgénicos.
  • Utiliza aditivos alimentarios de síntesis química para, de manera artificial, colorar, conservar, antioxidar, espesar, estabilizar, potenciar el sabor y edulcorar.

Una alimentación consciente, energética, equilibrada SÍ ES una opción para una alimentación saludable porque se basa en principios contrarios a la industrialización-refinamiento-ultraprocesado químico-alteración de las propiedades naturales. Los alimentos son vida y debemos poder ingerirlos como vida para que nos nutran y vitalicen. Es un sentido común que se ha perdido. 

La macrobiótica no es un tipo de alimentación, como a veces se explica con fines clasificatorios y no poco reduccionistas. La macrobiótica es una comprensión del funcionamiento de la vida, que encuentra en la alimentación una herramienta extraordinaria para el reajuste constante del equilibrio de la persona a nivel físico, pero también emocional, mental y espiritual.

Llega un momento en la vida en el que necesitamos cambiar, reajustar o sencillamente introducir hábitos saludables, porque los que tenemos ya no nos sirven y nos hacen sentir a medio gas o muy por debajo de todo nuestro potencial. 

 

“Los hábitos se crean con la práctica y la repetición” 


La palabra 
hábito, lejos de significar una disciplina dogmática o rutina rígida, remite al verbo habere que nos dio las palabras haber, habilidad, habitar. Los hábitos significan habitar con nuestras habilidades nuestro cuerpo, y permitir los nuevos cambios, que son energía en transformación. Y por habilidades entendemos los mecanismos biológicos de reequilibrio, regeneración y recuperación que posee el organismo, y que son directamente favorecidos por unos hábitos de vida y alimentación realmente saludables.

 

  “Ocuparnos de nuestra salud es ocuparnos de nuestra alimentación”


¿Quieres ocuparte de tu alimentación, pero no sabes por dónde empezar?

El Arte de cuidArte es una suerte de coaching nutricional que te ayuda a pasar a la acción con un Servicio de Acompañamiento. Sea cual sea el servicio de acompañamiento que necesites (individual, en grupo, consultas, consultas con práctica), todos se basan en los siguientes siete principios:

  1. Atender la particularidad de cada individuo, manifestada tanto en su constitución como en su condición.
  2. Tener en cuenta el valor nutricional de los alimentos y su energía.
  3. Aprender a preparar un plato equilibrado o balanceado.
  4. Incorporar nuevos alimentos en coherencia con la salud.
  5. Comprender y practicar. Practicar y comprender.
  6. Seguirte y el cuadro de seguimiento.
  7. Cambiar hábitos de Alimentación, pero también hábitos de Movimiento y hábitos de Pensamiento.

El Arte de cuidArte se pone a tu servicio para que puedas tener una alimentación saludable. Para que aprendas a cuidar de tu salud, a cuidar de ti.