+34 639 41 93 17 mar@arte-de-cuidarte.com

En general, una persona inicia un proceso de coaching nutricional cuando sus hábitos de vida saludable no brillan por su presencia.

Por coaching se entiende un proceso de acompañamiento a través del cual la persona reconoce la necesidad y el deseo de cambiar algo en su vida, y para ello identifica sus obstáculos, crea el entorno adecuado y adopta la actitud y la determinación necesarias para conseguir el cambio.

Cuando el coaching se centra en la alimentación y la salud, entonces se acompaña en el proceso de cambio en relación al alimento como fuente de nutrición.

El coaching nutricional no sustituye, ni lo pretende, el conocimiento técnico del dietista o nutricionista. Y no habilita para realizar prescripción dietética.

coaching nutricional

El Arte de cuidArte (AA) es una suerte de coaching integrador de diferentes aspectos que considero indispensables para un camino hacia la Salud: la Alimentación, el Movimiento y el Pensamiento. Todos ellos son aspectos que nutren y son necesarios para el cuidado completo de la persona. Por eso hablo de salud integral, holística o integrativa.

ALIMENTACIÓN :: El AA toma como eje vertebrador la Alimentación por la simple razón de que es muy eficaz, reparador y equilibrador empezar por el cuerpo físico. Qué y cómo comemos juega un papel fundamental (alimentación energética) en la construcción de nuestro ser y desarrollo vital.

Por eso, empezar con un acompañamiento nutricional ayuda considerablemente a activar el cambio de nuestros hábitos (mejor dicho, de nuestra falta de hábitos). Muy a menudo, les comparto a mis alumnas y alumnos que cuando comemos bien, pensamos mejor y sentimos mejor. Un cuerpo saludable es un cuerpo no fatigado, no perezoso, no bloqueado. Es un cuerpo que brilla, vibra y puede disponer de toda su energía.

MOVIMIENTO ::  Además, también nos entrenamos en el movimiento o ejercicio físico, pues la conciencia es acción en movimiento a través del cuerpo. Mi coaching nutricional pasa, en primer lugar, por entrar en cocina. Y cocinar supone poner el cuerpo en movimiento. Al principio, cocinar puede cansar, pero eso es porque la salud está en desequilibrio. Duelen las lumbares, las piernas buscan sentarse, aparecen ciertas resistencias… Con el tiempo, la sensación cambia y esto es muy satisfactorio (es mejor experimentarlo a que yo te lo cuente).

Y nos entrenamos, si la persona puede y quiere, en tres movimientos básicos: la masticación, la respiración y la meditación. Si no es posible hacerlo dentro del plan de acción, entonces revisamos juntas, juntos diferentes opciones, en otros lugares o con otro tipo de prácticas (danza, yoga, qigong, taichí, senderismo, ejercicios bioenergéticos, algún deporte, saltar a la comba, por citar algunos ejemplos).

En cuanto a la meditación, alguien puede preguntarse qué tipo de movimiento es el que acontece durante su práctica. Mi experiencia me dice que es uno de los más fortalecedores a la larga, pues es el movimiento consciente de la respiración. Inhala y exhala cada día un ratito en una postura de quietud externa o de “no hacer”, y experimentarás el principio universal y unificador de la naturaleza de la expansión y la contracción (no digo más).

PENSAMIENTO :: Este coaching o acompañamiento nutricional que es el AA, se complementa con un entrenamiento que abarca la comprensión teórica en torno a la salud y el porqué de determinados y nuevos alimentos o maneras de cocinar. Esto va cambiando el pensamiento que se abre, flexibiliza y se hace consciente de que la salud es responsabilidad de cada persona. La mente se va fortaleciendo, que es lo que necesitamos para pasar del quiero al puedo al hago (las tres fases del plan de acción de este coaching).

Hasta aquí, puedes hacerte una idea del tipo de coaching que es el AA: un acompañamiento de tus hábitos de vida saludable para que tu vida esté bien nutrida. Pero aún quedan algunos detalles poco “convencionales” que debo contarte. Vamos por partes:

 

  1. El coaching en alimentación del AA, ya lo hemos visto arriba, precisa completarse con hábitos de Movimiento y Pensamiento. Y es que una alimentación saludable significa tener unos hábitos generales saludables.

“El Arte de cuidArte te acompaña en el sentir de nuevas o reparadoras experiencias de tu movimiento armónico y de tu equilibrio dinámico a través de la Alimentación, el Movimiento y el Pensamiento como hábitos de salud”

2. Las consultas sobre nutrición (sea cual sea la modalidad del servicio de acompañamiento: Individual, En Grupo, Consultas, Consultas con práctica) las atiendo desde la comprensión básica de los principios de la nutrición, pero voy más allá de la composición química. Es decir, me refiero a los alimentos desde su perspectiva energética. Esto requiere tiempo y paciencia. Mi experiencia me dice que el cuerpo no siente (en la lógica de las sensaciones y su impacto directo en el organismo vivo) los lípidos, los hidratos de carbono, las proteínas, etc., y sí el efecto de los alimentos según su naturaleza enfriadora-dispersora, calentadora-concentradora, o equilibradora-armonizadora. Esto es porque el cuerpo puede sentir a nivel orgánico, emocional y mental lo que mueve un pastel de azúcar refinado o un cuenco de arroz integral. Y si no somos capaces de notar la diferencia al principio, solo es cuestión de entrenamiento y frecuencia.

3. El consultorio de salud no será en un gabinete médico o centro sanitario. Será en la cocina de tu casa. Para una situación de cambio real, un espacio real de tu cotidianeidad. Y ese espacio es tu cocina.

4. La coach en alimentación del AA soy yo, Mar Córdoba Murcia (Sobre mí y Coach alimentación). Te acompaño en el proceso y juntas, juntos andamos el camino hacia una mejora de tu salud, estableciendo objetivos concretos y un plan de acción acorde con tus necesidades presentes, y teniendo en cuenta tu constitución y condición. ¡Buen viaje tengamos!