+34 639 41 93 17 mar@arte-de-cuidarte.com

Testimonios

testimonios del arte de cuidarte
El Arte de cuidArte me ha facilitado un espacio de autobservación y autoconocimiento a través de la alimentación: cómo cocinar, cómo comer. He notado cómo el cuerpo celebra cada cambio propuesto y cómo se ha ampliado enormemente mi capacidad de escucha, el silencio mental y el equilibrio emocional.

El acompañamiento de Mar en todo el proceso es exquisito, así como lo son las recetas que propone.

(Foto de Laura Carrau)

Mariona

Mi experiencia con el Arte de cuidArte es una experiencia de sentirme acompañada. Por un lado, escuchada y comprendida con grandes dosis de paciencia y respeto. Por otro lado, recibiendo herramientas prácticas y aplicables según mis necesidades y deseos.

Mar, con su programa, me ha ayudado a desarrollar mi capacidad de autocuidado a través del alimento, a crear e incorporar hábitos más saludables y satisfactorios, a comprender mi relación con algunos alimentos desde lo físico y lo emocional, aportándome con delicadeza ideas, sugerencias, observaciones, variedad de recetas, comprensión a mis adicciones.

Entrar a cocina y arrancar los fuegos, como ella misma expresa, es la manera más inteligente y eficaz que he experimentado para transformar hábitos, observar las propias dificultades y continuar una y otra vez… ¡porque me alimento cada día y varias veces al día!

Desde que conozco el Arte de cuidArte y me beneficio de él, mi cocina y manera de cocinar han cambiado (más sencillas y también más ricas y adaptadas a cada estación). Estoy más organizada, más conectada con mis gustos y necesidades, más acorde con el sentido común de mi condición y constitución, más armoniosa y más energética. Este cambio ha supuesto un aumento de mi energía que ha cambiado mi cuerpo físico (más activo), mental (más centrada) y emocional (más alegre). Me sé más autocuidada, más querida y con más criterio para elegir lo que más me conviene. También me he vuelto más sensible.

Me gusta comer y siempre he comido de todo, o esas han sido mis creencias. Pero, también me doy cuenta de que le he dado a la comida un valor y un peso que iban más allá del puramente físico. El Arte de cuidArte me ha ayudado a reajustar todo esto. Ahora como mejor y más tranquila. Me siento más satisfecha y en equilibrio con mi energía y salud.

Sentirme acompañada de esta manera es lo que hace posible que ahora yo sepa acompañarme a mí misma.

Agradezco profundamente a Mar su calidad humana y profesional, y su acierto en la creación de este programa. Ángeles

El Arte de cuidArte es más que un programa de acompañamiento en las comidas. Mar y esa manera de ser suya, tan cercana, tan transparente, tan humana, hace que te impliques y entres a formar parte de todo un proceso que te transforma.

Aprendí que comer sano es divertido, rico, poderoso. Aprendí que planificarme las comidas, en mi caso, es la principal clave para llevar una buena alimentación y, aún más importante, una vida ordenada. Aprendí que hay mil opciones más allá de los alimentos a los que estaba tan acostumbrada y que, en el fondo, no me eran tan beneficiosos. Pero aún más, aprendí que tal vez algunos «alimentos» en realidad no eran «alimentos».

Para los que hemos tenido una relación complicada con la comida, contar con Mar al lado cada semana, por WhatsApp o por correo electrónico, es un apoyo importante: poder compartir la frustración que nos produce algo que tenemos al lado sí o sí, y que necesitamos para vivir: la comida. Poder aprender a disfrutar de la comida sin sentimientos de culpa, sabiendo que lo que comemos es bueno para el cuerpo y para la mente, es algo que no había sentido en muchísimo tiempo.

Mi despensa no es la misma desde que conocí a Mar; aún estoy lejos de poder decir que vivo al estilo del Arte de cuidArte, pero sí puedo decir que estoy en ello. Echo de menos nuestras sesiones de cocina, aunque el trabajo de Mar está hecho, y ahora estoy en el proceso de aplicar bien sus enseñanzas en mi día a día.

Sin duda, recomiendo el programa de Mar si lo que quieres es cambiar tu vida para lograr una mejor versión de ti misma. ¡Gracias, Mar! Carmen

Redescubrir que en lo sencillo y elemental se encuentra lo mas importante. El Arte de cuidArte es una experiencia que, a través de la invaluable compañía de Mar, te enseña a pausar el día a día para contemplar, respirar y disfrutar del ritmo de la alimentación. A mi me encantó el proceso que, además de ser nutritivo para el cuerpo, lo es también para la vida en general. Elzine

En mi vida hay un antes y un después, todo suma, y desde luego que sumó la convivencia que tuve al cocinar con Mar y aprender un montón de cosas nuevas. Por ejemplo, la importancia de los ingredientes en la preparación de las comidas, el matrimonio perfecto de los cereales con las legumbres, que los cereales no sólo son los cereales en copos de los desayunos, el montón de tipos de arroz que existe, y el poder energético del gomasio y de los frutos secos.

También aprendí a darme cuenta de que no tengo que servirme un plato enorme de comida para tener la suficiente energía para soportar una jornada. Además, aprendí a abandonar falsas creencias como la de que el arroz engorda, cuando resulta que lo que engorda es el tomate frito y sus aditivos químicos y azúcares refinados. Que es muy interesante adquirir la práctica de leer la lista de ingredientes de los productos que consumimos para no llevarnos sorpresas. Para los que tenemos un sobrepeso del que no nos sentimos muy contentos, pero que somos capaces de reconocer en privado, vemos que todo cuadra al comprobar los ingredientes de ciertos productos.

Aprendí que es importante conocer tiendas de productos naturales de semillas, granos y otros tipos de productos como las algas japonesas, la soja, la melaza de arroz. Aprendí a familiarizarme con la fruta y saber que sus azúcares son saludables, pero que no es aconsejable comer fruta por costumbre tras las comidas como postre. Todo esto y más he aprendido en las sesiones del Arte de cuidArte con Mar

Para mi el Arte de cuidArte es realmente tener en cuenta que nuestro cuerpo es como si fuera un templo. Y que es importante pararse a pensar qué metes en él, porque todo tiene sus consecuencias, por pequeñas que sean. El Arte de cuidArte me recueda al Mindfulness en esa manera que propone de comer sin prisas, siendo conscientes de la textura, color, sabor y olor de los alimentos que comemos, y así disfrutarlos más.

Solo puedo estar tremendamente agradecido a Mar por lo que me ha compartido. Y a mí mismo, por haber querido apostar en mí y en mi cuidado. David

Mi contacto con el Arte de cuidArte ha sido en momentos puntuales para hacer consultas concretas sobre mis hábitos, sobre curiosidades y sobre intuiciones que necesitaba contrastar con alguien con conocimiento.

Siempre he sentido una acogida muy cariñosa y atenta a mis consultas. Encontrarse con alguien al otro lado que está presente y disponible a adentrarse en tu necesidad es en sí mismo nutritivo.

Con Mar el aprendizaje es holístico, ya que te encuentras con una persona que desprende conocimiento, consciencia y escucha. Presencia. Hay cosas que no se aprenden nombrándolas, sino estando en presencia de alguien que ya las tiene integradas.

La generosidad de Mar está totalmente alineada con la pasión que siente por el acompañamiento y la alimentación. Beatriz

Nunca nadie me enseñó a entender qué significa comer y la comida sana, a disfrutar de esta necesidad, a comprenderla y ejecutarla correctamente siendo consciente de cada cosa de la que me alimento, masticar adecuadamente, combinar cada ingrediente sabiendo y entendiendo sus beneficios. En general, esquivar los inputs de productos basura que me bombardean en mi día a día, sin pasar hambre.

Mar me ha ayudado y guiado en el camino del Arte de cuidArte. Ahora siento que la responsabilidad es mía. Soy yo quien he de mantener y difundir este legado que animo a seguir. Gracias, Mar. David

Hacer el Arte de cuidArte con Mar es para mí una gran experiencia. Pararme a reflexionar sobre mi hacer diario, sobre mis hábitos y costumbres me ha dado una visión mucho más amplia y a la vez detallada de mi propia persona y de mi manera de funcionar, tanto a nivel alimentario como a otros niveles, más del tipo cuidado personal.

Cambiar aquello que llevas tiempo haciendo de una manera es un trabajo largo y a veces arduo, pero en mi caso, al estar acompañada desde cerca de alguien que te va ayudando a dar sentido al proceso, se convierte en una tarea entretenida y muy interesante. Pararte, atender (poner atención) y comprender. Después de la comprensión, todo es mucho más sencillo.

Podría explicar las cuestiones más concretas que he modificado fruto de seguir el programa el Arte de cuidArte, pero justamente lo siento poco importante, ya que el proceso es tan y tan personal que creo que podría resultar incluso anecdótico, para quien lo pueda leer. Susana

Lo que aprendes en estas sesiones es, primero de todo, a escucharte, a ser consciente de lo que realmente necesitas.

Mar pregunta y escucha mucho, y poco a poco, casi sin darte cuenta, a medida que hablas y ella te explica, y te enseña su despensa, etc., te entran unas ganas locas de cocinarte algo bueno, algo que te sienta realmente bien, algo que haga que tu cuerpo sonría de verdad. Y entonces, llegas a casa y te cocinas algo bueno y te sienta realmente bien. Y ya estás pensando en lo que te harás para cenar.

Para mí, lo más importante ha sido darme cuenta de que no es tan difícil. Georgina

Me interesé en participar en el programa del Arte de cuidArte para saber cómo podía mejorar mi alimentación, y así fue. La experiencia de cocinar con Mar fue estupenda, cómo te detalla la información sobre cómo cocinar correctamente los alimentos sacando el máximo partido. En breve haré una sesión más para poder seguir avanzando en este aprendizaje. Gracias Mar. Ana

El Arte de cuidArte ha sido un regalo hermoso que me ha compartido Mar durante el último año y medio (primavera, 2018). Para mí, ha sido un proceso de autoconocimiento increíble en el que he podido sentirme acompañada, motivada por ir haciendo pequeños cambios que, tal vez sola podría también haber logrado, pero que, por experiencia en años pasados, no había logrado llevar a cabo y tal vez no tanto por falta de disciplina, sino porque mis expectativas, mis deseos de cambiar algo en mí eran fuertes pero a la vez tan grandes, que me daba por rendida/sobrepasada a la mitad o al principio del camino.

En cambio, con el Arte de cuidArte he aprendido a ver los pequeños detalles y cómo, cada paso que una misma da, cuenta y eso, precisamente eso, es lo que Mar me ha enseñado. Además de aprender a valorar muchos otros más detalles que desconocía, específicamente de la alimentación, aun siendo para mí la comida un área de mi propio interés y estudio.

Gracias Mar, por compartir tu propio proceso y acompañarme en el mío, haciéndome sentir y ver, que siempre es y será más fácil si lo hacemos en colectivo.

Soy mexicana, migrante, de 38 años, especialista en la cultura de la comida. Alumna del Arte de cuidArte durante etapas de posparto, puerperio, reintegración a la vida laboral y puesta en marcha de una forma de vida en la que cocinar en casa se ha vuelto básico, no sólo para mí, sino para toda mi familia. Rosi

Mar, és aliment pur. El programa del Arte de cuidArte m’ha donat l’oportunitat de reordenar els meus armaris, perdre’m entre les estanteries de les tendes buscant ingredients pels menús que no sabia ni quina forma tenien i comprar utensilis culinaris amb alegria i entusiasme.

Les trobades setmanals amb la Mar van ser intenses i en molt moments reveladores. La teoria i la pràctica sempre de la mà eren bàsiques per entendre el què i el com cuinàvem. D’altra banda, el seguiment diari era vital per prendre consciència que no només t’alimentes quan cuines sinó també quan has de planificar-te i organitzar-te.

La Mar és pacient, flexible, amb gran capacitat d’escolta i busca sempre la millor manera d’ajustar el seu programa als motius pels quals has contactat amb ella. Gràcies, Mar.

Marta

El Arte de cuidArte me llevó, desde la presencia, el silencio y la consciencia, al encuentro con mis hábitos de alimentación y mis rutinas, y de ahí poder identificar mis hábitos menos saludables.

Me permitió un conocimiento más profundo de las propiedades de los alimentos y cómo usarlos en mi vida cotidiana. El Arte de cuidArte me ofreció simbólicamente un viaje por los paisajes de la nutrición, del saber nutrirse, desde rescatar en lo más profundo de mí a la madre nutridora, hasta instalar en mi cotidiano a una madre suficientemente buena que me sabe nutrir. En los encuentros con Mar, uno tiene la posibilidad de experimentar el gozo de compartir el aprendizaje de cocinar acompañado y desde el enfoque integral que ella ofrece. Te brinda la posibilidad de aprender a nutrirte con consciencia; facilita un espacio de respecto y atención al momento de comer, a la masticación, donde la pausa y el silencio afinan los olores, los sabores desde la organicidad. Un momento en el que en repetidas ocasiones me sentí conmovido por el nivel de presencia alcanzado y el silencio contenedor.

Mar es una profesional con la mirada tierna, el espíritu libre que ofrece desde una lectura y una actitud atinada todos sus recursos; donde el respeto por el otro y el acompañamiento son las bases de su calidad humana. El Arte de cuidArte me llevó a observar, atender diferentes estados personales a partir de la práctica de la nutrición; estados donde poder relacionar y observar las correlaciones entre la alimentación y las emociones, el momento personal, las enfermedades, los propósitos, las dificultades y las potencias albergadas.

Al final, te das cuenta de la potencia del silencio, que el silencio es siempre más importante, incluso lo más profundo. Que nutrirse, elegir los alimentos, cocinar con enraizamiento es un acto de cuidar. Cuidar es amor. Y al final, también te das cuenta de que el Arte de cuidArte es un acto de amor hacia uno mismo.

Gracias Mar.

Edmundo

Mi paso por el Arte de cuidArte fue inspirador y también de resistencia; un proceso que te invita a dar un vuelco a las ideas mentales generadas por esta sociedad ansiosa, consumista y acelerada. La ciudad y la montaña, cómo comemos y cómo invita a comer el Arte de cuidArte. Quizás no era mi momento, quizás no soy la persona para vivir instalada en ello, pero tener la referencia del autocuidado físico y anímico siempre me ayuda a volver a él.

Anna

Mi experiencia con el Arte de cuidArte es más que positiva. Aprender sobre la energía de los alimentos y cuáles son los más convenientes para consumir es un conocimiento super importante para tener una vida saludable y energéticamente balanceada. Mar, con su conocimiento, experiencia y pasión por su trabajo es una guía fantástica para lograr cambios de hábitos en la alimentación y cuidado personal, ya que no presiona, ni juzga, si no que te acompaña de manera amorosa y con respeto a tus tiempos, que es la mejor forma de lograr nuevos hábitos sanos y duraderos en nuestras vidas, despacito, con amor, aceptación y respeto. Siempre estaré agradecida de haber conocido a Mar y El Arte de cuidArte, seguimos en proceso, despacito y sin apuro.

Irene

El acompañamiento de Mar durante estos meses me ha servido para recuperar la energía, y por supuesto esto me ha ayudado a mejorar otros aspectos de mi vida. He experimentado que cuando te sientes bien, también mejoran otros aspectos de tu vida. ¡Muchas gracias por estar a mi lado este tiempo y ayudarme con mi objetivo, que sin duda he cumplido!

Patricia

El Arte de cuidArte ha sido un regalo que me ha nutrido en muchos planos distintos de mi vida, y que guardo en mi corazón con mucho agradecimiento.

Yo inicié este acompañamiento por tener una gran necesidad de cuidarme en un momento de mucha vulnerabilidad física, emocional y mental. Fue entonces cuando me di cuenta de que necesitaba ir a una tarea de las más básicas e imprescindibles para vivir: comer. Con ello, además, pretendía reconciliarme con el acto de cocinar, pues me sentía muy ignorante, y escurriendo el bulto desde años atrás.

Así pues poco a poco fui responsabilizándome de qué comer con la ayuda de recetas saludables, la renovación de mi despensa y la forma de cocinar.

Además, ha sido toda una sorpresa darme cuenta de cómo han ido cambiando mis hábitos de forma natural. Ahora, como más lento, saboreo más y observo mi digestión. Todo ello me lleva a más escucha de mí misma, mi apetito, las cantidades,… Y aún hay camino por hacer. Estas eran las primeras demandas, más que satisfechas.

Ahora bien, el mayor agradecimiento es hacia Mar. Ella me ha acompañado en todos mis estados: dispersión, queja, enfermedad, exigencia… Y siempre con espacio y disponibilidad a acoger con ternura y delicadeza todo lo que aparezca. Con ello hemos podido ver qué creencias tengo, al entrar en cocina y al alimentarme, así como todo el movimiento emocional y mental que se me despierta en consecuencia.

Por eso creo que el camino aún sigue…

Gracias eternas,

Paula

L’experiència de ser acompanyat per la Mar en la depuració setmanal ha estat, francament, transformadora. La bondat de l’escolta de la Mar ens situa en un marc de confiança que ens permet relacionar-nos amb tranquilitat i coratge amb les nostres ganes innocents de cuidar-nos. Jo em quedo amb curiositat de gaudir els canvis en mi i amb ganes d’anar picant a la porta d’una persona amb informació tan valuosa.

Gràcies, Mar.

Miquel