+34 639 41 93 17 mar@arte-de-cuidarte.com

En el Arte de cuidArte organizo los hábitos de vida saludable en tres grupos: Alimentación, Movimiento y Pensamiento. La meditación está presente en los tres hábitos (por todo lo que tiene que ver con el cuerpo y el sistema respiratorio), si bien lo suelo incluir en el Pensamiento, precisamente porque parte de este para trascenderlo.

QUÉ ES LA MEDITACIÓN
Es ante todo una experiencia de unidad y totalidad. Es un estado de presencia consciente en el que se transciende la dinámica dual del pensamiento. Si la mente racional y el pensamiento analítico basan la comprensión del mundo en la división y separación, la meditación funciona justamente al contrario: funde y une, siendo la realidad una misma cosa con sus diversas manifestaciones, pero relacionadas entre sí.

La meditación parte del entrenamiento de la experiencia de unidad, en una postura corporal concreta, para convertirse en una actitud integrada en lo cotidiano. Y se manifiesta como un estado mental de apertura hacia lo que la vida trae en cada momento. Cualquier persona puede meditar.

PARA QUÉ SIRVE
La meditación no es una forma de pasividad estéril. Al contrario, es activadora y movilizadora de la energía vital. Sus beneficios son muchos, y en todos los niveles de la persona (físico, mental, emocional y espiritual). La calma, el desapego, la aceptación, la flexibilidad, la fuerza, la concentración… son algunos de ellos. Ojo, estos beneficios se consiguen meditando regularmente.

ENRAIZAMIENTO Y BIOENERGÉTICA
Los seres humanos tenemos la capacidad de adaptarnos. Esto tiene sentido porque la vida se mueve y nosotros lo hacemos con ella. El movimiento origina cambios. Que haya cambios significa que podemos aceptarlos y, por suerte, hasta promoverlos para salir de lugares conocidos e inmovilizadores, de zonas de confort, de creencias limitadoras, de apatías y rutinas automatizadas, de aprendizajes obsoletos, de experiencias dolorosas, de situaciones insanas…

Para que todo esto pueda ir dándose hace falta tiempo y atención, dedicación y compromiso activo con unx mismx.

En el Análisis Bioenergético actual se propone la meditación para entrenar precisamente esa mirada interna de atención, que intercepta las conexiones automáticas, enseñando al cerebro y al cuerpo a funcionar de un modo enraizado en el presente generando hormonas que no estén ligadas a la supervivencia, al estrés y a la alerta.


“La mirada de la alerta es externa, pero la mirada de la atención es interna”

 

Necesitamos primero mirar para adentro, para después poder tener un buen contacto con todo lo que nos rodea. Un contacto con la realidad desde la estabilidad y la flexibilidad. También desde la seguridad, la fuerza y la presencia de estar con los pies en la tierra. Esto es enraizamiento.

Los pies son órganos de enraizamiento que se caracterizan por estar en la base de nuestro cuerpo. El concepto de enraizamiento evoca en su traducción al francés, enracinement, el contacto íntimo con la tierra. Sin embargo, con la palabra inglesa, grounding, se introducen los conceptos de carga y descarga energética, y con el salir de la cabeza para bajar la energía a los pies en un movimiento pendular y que incluye la verticalidad (según A. Lowen, el padre del Análisis Bioenergético).

La verticalidad y los pies son clave para el enraizamiento. Vamos por partes.

El ser humano sigue experimentando, integrando y armonizando la postura bípeda. El número de años que el ser humano ha consagrado y consagra al aprendizaje de su “estar de pie”, testimonia la complejidad de esta fase evolutiva. De cuatro patas a dos piernas y sus pies. De una columna vertical más bien recta, a una columna vertical ligeramente serpenteante. Si no existieran estas suaves curvas, una superficie tan pequeña como es la de los pies, no podría soportar el peso de todo el cuerpo y su gravedad. Pero además, la estructura anatómica de los pies permite distribuir el peso del cuerpo y hacerlo soportable a la presión de los pies (y sus tobillos).

El pie desempeña la función conectora entre el peso del cuerpo y el suelo. Un pie está formado por 26 huesos -divididos en tres partes: tarso (7 huesos), metatarso (5 huesos) y falanges (14 huesos)-, 31 articulaciones y 20 músculos.

Para comprender esta distribución del pie y su función conectora, podemos recurrir a la imagen de un triángulo cuya base va del tarso al metatarso y se une al astrágalo (un hueso voluminoso encima del calcáneo), cúspide o ángulo superior de este triángulo y que enlaza con el tobillo y sus ligamentos para permitir la otra función básica del pie, el caminar (pero de eso hablaremos otro día).

Visualizar este triángulo es clave para poder comprender el enraizamiento según el Análisis Bioenergético:

 


ENRAIZAMIENTO Y MEDITACIÓN

Aunque en meditación no se suele hablar de enraizamiento de una forma extendida, me parece prioritario, pues meditar enraíza y nos hace sentir la base ampliamente.

Existen diferentes posturas meditativas, entre las que destaca la posición sentada con las piernas cruzadas. Esta postura, vendría a ser una réplica del triángulo que veíamos en el pie, pero en el eje horizontal:

Ahora el triángulo está formado por una línea que va de rodilla a rodilla, y dos más que unen cada rodilla con el sacro coxis. Esta base triangular, también es de enraizamiento, y se corresponde con la base triangular de enraizamiento de los pies en postura bípeda. Por eso, no es de extrañar que Bioenergética y Meditación compartan, ya de entrada por cuestiones morfológicas, el concepto de enraizamiento.

No podemos enraizarnos sin cuerpo, tampoco sin respiración (que también tiene lugar en el cuerpo, por muy innecesario que parezca recordarlo). Por tanto, el cuerpo y la respiración son dos claves más para el enraizamiento, ya sea en el marco de la Bioenergética como en el de la Meditación.

Cuando meditamos, entramos en contacto con nosotrxs mismxs a través de las sensaciones del cuerpo y el foco puesto en la respiración: el aire que entra y el aire que sale. Aparecen muchas sensaciones de incomodidad y de agitación mental de los pensamientos. Y puede parecernos que el contacto con la realidad es muy duro y poco alentador. Pero con la práctica regular, estos apegos que afloran con fuerza, empiezan a desintegrarse, y podemos pasar a otro estado de mayor conexión con nuestro interior.

Entonces la realidad se muestra tal cual es, con mayor ecuanimidad y desapego. Pueden aflorar sensaciones agradables, pero sabremos con claridad si nos apegamos a ellas, y vuelve a ser exactamente la misma dinámica que sucedía con las sensaciones burdas o desagradables, porque producen un interés de permanencia. Si las dejamos ir es muy posible que aflore una alegría “sin causa” y un estado de unión e integración propios de la meditación avanzada.

 

“Meditamos para ponernos en contacto con la realidad desde el cuerpo que somos,
sus sensaciones y su capacidad de sentir”

 

Si nuestro cuerpo no puede sentir amplia y profundamente su base, entonces la realidad nos parece inestable y dolorosa, en lugar de cambiante y en constante movimiento, que es lo natural de la vida. Meditar es un hábito de vida saludable y enraizamiento porque nos conecta con la realidad desde nuestra flexibilidad y fuerza.


AGENDA 

Si quieres meditar, integrando un hábito de vida saludable y enraizamiento, el Arte de cuidArte te ofrece las siguientes propuestas en curso:

CÍRCULO DE MEDITACIÓN
Todos los lunes, de 9 a 10h en el Centre de Teràpia Psicocorporal AB. Pl. Universidad 4, pral. 2ª.
+ info en Evento Facebook y Web  
Puedes venir a sesiones sueltas.
Si te interesa esta actividad pero no puedes por horario, házmelo saber para ampliar a otros horarios y días.
Necesario Reservar tu plaza antes del domingo en la tarde.

PIES & ENRAIZAMIENTO. LA IMPORTANCIA DE LA BASE.
TALLER DE BIOENERGÉTICA Y MEDITACIÓN
El sábado 6 de abril, de 10 a 14h, en el Centre de Teràpia Psicocorporal AB. Pl. Universidad 4, pral. 2ª.
+ info en Evento Facebook y Web  
Inscripciones abiertas. Grupo reducido. Necesario Reservar tu plaza antes del 4 de abril.